Difácil.

Lo dijo el Dalai Lama, y estoy de acuerdo en esto: el propósito de nuestras vidas es, sin duda, la Felicidad.

Y es difícil alcanzarla –digo yo– consumiendo productos, comprando ropa, cambiando de teléfono, tomando más y más…

También será difícil de alcanzar mientras llevemos dentro ánimos de odio, envidia, rencor y venganza.

Y será difícil encontrarla mientras no dejemos de competir y compararnos, mientras no dejemos de aparentar, o no nos preocupemos más por ser en lugar de parecer (que es, a veces, también padecer).

También será complicado alcanzar una felicidad plena, genuina y duradera, mientras no miremos hacia adentro ni escuchemos a nuestro verdadero yo, a nuestra esencia.

Tales, tantas y otras tantas son las dificultades para llegar a la Felicidad…

Y, si lo pensamos un segundo, ¿no creen que la felicidad es muy fácil de alcanzar?

 

LBFº

Panzas. Peace. & Love. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s